Combatir la ansiedad de forma natural

Vivimos en una época acelerada en la que combatir la ansiedad de forma natural se hace imprescindible.

Pero antes de seguir con la ansiedad, ¡tranquilidad! Me gustaría dejar clara la diferencia entre ansiedad y estrés (no sigamos acelerados buscando respuestas sin entender el proceso). Prometo que después de una breve historia te cuento lo que quieres saber.

En mis talleres de Gestión de Estrés, siempre retrocedo en el tiempo para entender la importancia del estrés en nuestra vida. Aunque nos parezca mentira, ya que culpamos el estrés de la ansiedad que podemos sentir a diario, el estrés es algo positivo que nos ayudó a sobrevivir desde los inicios de nuestra especie.

¿Positivo el estrés?

Retrocedamos en el tiempo…

Estamos en cualquier periodo de la Historia anterior a la civilización tal como la conocemos hoy. Debemos sobrevivir a una naturaleza hostil y buscar comida, compitiendo contra otros animales para poder sobrevivir.

Vamos a poner en marcha nuestra imaginación. Buscando comida nos encontramos con un grupo de leones que hacen los mismo que nosotros. Debemos decidir en segundos qué hacer: luchar o huir (la otra opción, la de quedarnos bloqueados e inmóviles no nos viene bien). En nuestro cuerpo se liberan una serie de hormonas (hormonas del estrés como el cortisol) que nos permiten llevar a cabo la acción elegida (lo que hacen es detener las acciones no necesarias como la digestión para potenciar las que necesitamos como la visión, concentración y fuerza).

Aquí hay dos posibilidades. O te han matado y se acabó el estrés, o has conseguido salir vivo y se acabó el estrés.

Pero ¿a qué viene esa historia de leones y vivir o morir?

Actualmente no es probable que encontremos leones en nuestro día a día. Por lo menos, no leones como tal. Sin embargo a diario nos exponemos a nuestros “leones”. Son esas preocupaciones que te quitan el sueño, te perjudican la digestión y te dan dolores de cabeza.

Al contrario que en nuestra historia, los “leones” actuales no dejan nunca de perseguirnos. No nos matan pero tampoco podemos huir ya que viven dentro de nosotros. No alcanzamos ese momento de se acabó el estrés. Y vivir en estrés constante nos genera mucha ansiedad.

¿Cómo combatir la ansiedad de forma natural?

Has leído la historia de los leones que te acabo de contar?

¿Te imaginas vencer a los leones y, en vez de seguir buscando comida, pararnos en la mitad del nada recreando la batalla y contando en voz alta todos los detalles, incluyendo incluso otras posibilidades? Esos “si no hubiera hecho tal cosa en ese momento estaría muerto ahora mismo“. Nos moriríamos de hambre o sucumbiríamos a otros animales hambrientos.

La primera recomendación que te puedo hacer para combatir la ansiedad de forma natural es justo trabajar en la causa, gestionando las emociones.

Hay varias técnicas que te permiten trabajar las emociones que están por detrás de la ansiedad: hipnosis, talleres de gestión de estrés o emociones o incluso meditación guiada.

Lo importante es aprender a gestionar esas emociones para que te aporten fuerza y actitudes positivas (lucha o huye de los leones, pero si huyes no te quedes pensando en ellos toda la vida).

Las siguientes recomendaciones no van a la causa así que son válidas para momentos puntuales de “leones” o para ayudar en el proceso:

  • Baño caliente de 15 minutos con música ambiente al terminar el día. Sin prisas. Sin leones. Con velas, si quieres.
  • Aceites esenciales de lavanda, azahar o naranja (los puedes añadir en el baño). También puedes ver otros aceites esenciales e ir alternando o eligir el que más beneficios te aporta.
  • Infusiones relax. Las hay ya mezcladas como la Yogi Tea Bio Relax o puedes preparar una mezcla a tu gusto (por ejemplo, con pasiflora, tila e hierbaluisa).
  • Suplementos de magnesio y vitaminas del grupo B (en caso de suplementos siempre te aconsejo que hables con un profesional ya que algunos podrán no ser aconsejados para ti. Por ejemplo, el hipérico interacciona con algunos fármacos. Un naturópata te podrá indicar una buena opción para tu caso).

¿Qué más puedo hacer?

  • Aceptar que no lo puedes controlar todo;
  • No buscar la perfección: haz lo mejor que puedas sin criticarte más;
  • Escribir un diario (te puede ayudar a liberar emociones y a encontrar la causa);
  • Mantener una actitud positiva;
  • Reemplazar pensamientos negativos por otros positivos;
  • Respirar profundamente;
  • Contar hasta 10 (o 20, o 30…).
Te puede interesar
Nos esperan días fríos, de esos de manta y sofá. y por qué no, de
El Qi Gong es una técnica que trae muchos beneficios en todas las edades
¿Qué buscamos en la educación de nuestros hijos?

Comentario (1)

  • ¿Qué significa si te regalan Sal? - Viviana Tristao| febrero 11, 2020

    […] y depresión. Hablo de lo que veo a diario como naturópata especialista en desequilibrios de sistema nervioso pero también teniendo en cuenta que los ansiolíticos están entre los 10 medicamentos más […]

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *